miércoles

Ábrete a ti

Ultimamente le estoy dando muchas vueltas a lo que nos hace débiles.
Más bien, a lo que dejamos que nos haga débiles. 
Porque somos nosotros, los que, desde dentro y sin compasión, arrasamos con cualquier atisbo de esperanza, rompiendo a trozos los restos de confianza que viven en ti. 
'Me siento un fraude'', decía el otro día una persona famosa en televisión. (Famosa por su talento, tanto, que a día de hoy, no he escuchado voz igual)*. 
'Me siento un fraude', es uno de estos pensamientos intrusivos y recurrentes que nos avasallan a la mayoría de nosotros (quizá más a nosotras) cuando vamos a afrontar un reto, cuando nos vamos a medir por nuestros logros, cuando tenemos que demostrar nuestro valor.
Es tan común, que tiene nombre: 'síndrome del impostor'. 
Es una vivencia interna negativa, con un sentimiento de culpa, en la que sientes que no mereces el éxito que estás teniendo, las palabras de halago que estás recibiendo, o la admiración que estás generando. Así, sin más, como si detrás de eso no existieran horas interminables de esfuerzo, de trabajo, de esperanza, o de sueños. Como si todo eso no fuera tuyo, como si no fueras lo suficientemente grande y profesional como para conseguir algo grande. Así.
Sheryl Sandberg, directiva de Facebook,  en su libro Vayamos adelante, fue una de las primeras en confesar que vivía con ello. Y muchas más, que nunca lo dirán, viven con esa sensación de no merecer el éxito que tienen.
Merecer... esa palabra tan sencilla y tan complicada a la vez. Cuando sientes que mereces algo que estás recibiendo, te abres a ello, se retroalimenta, y crece. Al contrario, cuando crees que no lo mereces, tú mismo lo estas rechazando. Te estás cerrando a lo que llega; lo alejas de ti.
Aprende a sentir que mereces todo lo bueno que la vida tiene para ti

Como decía Marianne Williamson   en su libro 'Volver al amor'

"Nuestro miedo más profundo no es creer que somos inadecuados.
Nuestro miedo más profundo es saber que somos poderosos más allá de la mesura.
Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta.

Nos preguntamos ¿Quién soy yo para sentirme brillante, atractivo, talentoso, fabuloso?
Pero en realidad, ¿quién eres tú para no serlo?

Tú eres un hijo de Dios.
Tu juego a ser insignificante no sirve al mundo.
No hay nada de iluminación en hacerte de menos, con el fin de que otras personas no se sientan inseguras a tu alrededor.
Todos podemos brillar, tal como lo hacen los niños.

(...)
Y cuando permitimos que nuestra propia Luz brille,inconscientemente damos la oportunidad a otras personas de hacer lo mismo.
Conforme nos vamos liberando de nuestros miedos,
nuestra presencia libera a otros automáticamente."


Es decir, nuestro mayor miedo es a nuestra propia grandeza. 
Abrete a ti, aprende a mirarte con amor, a creer en ti y en tu potencial, en todo lo que ya has conseguido hasta llegar aqui, y en lo que te queda por conseguir. 
Ama tus luces, y tus sombras. 

Pero Brilla, 
déjate ser, 
y regálate a los demás.


 
www.laurachica.com

No te pierdas el video de presentación de Palabras para encontrarte en Fnac Málaga el pasado 18 de octubre. Si no lo has visto, aqui 
En nada tenemos la tercera edición de Palabras para encontrarte, si aún no lo tienes, aqui :) 









(*me refiero a Rosa López, para mi unas de las mejores voces de este país.) 





jueves

12 razones por las que necesitas un coach en tu vida.


Se acerca septiembre, un mes de propuestas, objetivos, proyectos personales y profesionales con los que redirigir o afrontar el resto del año con una nueva mirada.
Si te has propuesto objetivos y quieres ir a por ellos, a veces acompañarse de un coach, nos ayuda tener respeto por nuestro propio objetivo, mantener en mayor medida la motivación, y no desistir con facilidad. 
Aqui te dejo 12 razones por las que necesitas poner un coach en tu vida:

1.    Te lo mereces. Eres merecedor/a de todo lo bueno que la vida tiene para ti. Y para ello hay que soltar los miedos y cumplir tus sueños. Una de las primeras razones por las que no se consiguen los objetivos, es porque uno mismo no cree suficientemente en ellos. Piensa que te lo mereces y que ha llegado la hora de vivir la vida que quiere.
2.    No sabes lo qué quieres. Aunque parezca mentira, la mayoría de las personas no sabemos lo que queremos. A veces, aunque no lo sepas con claridad,  sabes que algo tienes que cambiar. Para ello, un coach te ayudará a clarificar tus objetivos para saber dónde quieres llegar, qué quieres conseguir, y cómo llegar hasta donde quieres.
3.  No sabes cómo conseguirlo. A veces sabes lo que quieres, pero no sabes cómo. Este es el caso de muchas personas, que tienen sueños, objetivos y metas, pero no conocen sus propios recursos o las opciones que tienen disponibles para llegar allí. El coach te aportará metodología y procedimiento para poder llegar allí donde quieres.
4.    Tu mente es la clave. Aprender a conocer cómo piensas, cómo sientes, y qué crees, te ayudará a cambiar muchas cosas. El autoconocimiento es la clave del desarrollo personal, y la clave del cambio. No te tengas miedo y ve a por ti.
5.    Eres más de lo que ves. A veces, tu mayor miedo eres tú mismo. Es normal; eres más grande de lo que crees. Aprende a conocer tus talentos, tus posibilidades, tu potencial, y a ser más consciente de todo lo que eres, y de lo que puedes llegar a ser. Eres más grande de lo que crees.
6.    Necesitas encontrarte. Vivir desconectado/a de ti mismo no te hace más feliz; pregúntate ‘quién eres tú?’ y conecta con tu talento, tus necesidades, y tus sueños. Sólo conociendo quien eres y donde estas, podrás dar pasos firmes hacia donde quieres dirigirte.
7.  No miedo. No hay mejor manera de afrontar tus miedos que aliándote con ellos. No van a desaparecer; tendrás que conocerlos y  cambiar tu forma de mirarlos. Los miedos te acompañaran toda la vida porque una de sus funciones es protegerte. En vez de enfrentarte a elos, alíate con ellos, conócelos, y aprende a mirarlos de otra manera. Es la única forma de poder avanzar.
8.  Necesitas un espejo. Hay tantas cosas de ti que no ves, que necesitas que alguien te lo muestre. Un coach te ayudará a hacer consciente lo inconsciente, visible lo invisible. Aprenderás a verte como eres, aceptarte como eres, potenciarte y  superarte.
9.   Creer es crear. ¿Cada uno tiene lo que merece? Cada uno tiene lo que cree que merece. Trabajar tus creencias es un paso necesario para avanzar, porque esas creencias están funcionando como tus gafas para ver el mundo. Tus creencias están determinando lo que consigues; cambia tus creencias y cambiará lo que ves.
10. Juntos, se llega más lejos. Todos necesitamos apoyo para avanzar. La ayuda de un coach te permitirá llegar más allá de lo que podrás llegar por ti mismo.
11.Nunca es tarde y siempre es el momento. Siempre estas a tiempo de reconducir tu vida, volver a empezar un proyecto, cambiar de dirección, replantearte una decisión, mejorar un área de tu vida, aprender a conectar contigo y con los demás, crear tu felicidad, superarte, cambiar. No lo dejes para mañana; el momento es ahora. 
12.¿Cuál sería tu razón? Las razones para buscar un coach son tan diversas como personas en el mundo. Cada uno tiene su realidad, su vivencia, y su razón. Si crees que ha llegado el momento de cambiar algo, pon un coach en tu vida J


www.laurachica.com




miércoles

Equivócate...

(Equivócate)

Se imperfecta. 
  
Equivócate mucho. Equivocarse es necesario para avanzar, porque equivocarse significará que lo estás intentando. Si eliges no equivocarte, estarás eligiendo no vivir. Equivócate mucho, y aprende rápido.

Confía. Confía en ti. Confía en las personas. Son ellas las que te harán más grande, aprende de ellas y aprenderás de ti. Descubre en ellas lo que las hace grandes, y eso hará que también lo seas tú. Es más bonito vivir la vida confiando, aunque alguna vez sufras, que sufrir siempre, porque alguna vez has confiado.

Crece.Crecerás en (d)años, en experiencias, pero lo más importante es que crezcas en alma. Cada una de las dificultades que encuentres en tu vida, te enfrentarán a tu mayor obstáculo: tú misma. Cada limitación, será una oportunidad para probarte, pero sólo ante el viento fuerte, crecen con más fuerza las raíces.

Cree. Cree en ti. A veces, muchas veces, será difícil, y tendrás que apoyarte en recuerdos, en ilusiones, y en sueños. Otras veces, creerás en el reflejo que los demás ven en ti, esa imagen que tanto te habrá costado crear, de que nada es imposible para ti. Otras veces, no sabrás ni quien eres tú. Pero esa niña, la que se pierde, y no se encuentra, también eres tú. Y ese es el reto: creer en ti, aún cuando no sabes muy bien quien eres, o hasta donde puedes llegar. Porque sólo tú serás capaz de decidir cuáles son tus límites, y darle el significado a la palabra imposible.

Cáete. Es necesario caerse, para aprender a levantarse con fuerza, con determinación, con la cabeza llena de sueños y de cosas por conseguir. Perderse para encontrarse. Caerse para levantarse. Cuando te levantes, recuerda poner la mirada en el horizonte y caminar, siempre caminar. Asi, cuando te pierdas, podrás retomar el camino sobre tus propias huellas.

Ama. Amate mucho. Sólo desde el amor verdadero a ti misma, podrás amar a los demás. Amar significa cuidar. Amar significa aceptar. Amar significa aprender a mirar. Pero recuerda amar desde la independencia, creando espacios, amando la libertad. La libertad de ser y dejar ser. No pidas que te amen mucho; busca que te amen bien. Busca dentro lo que anhelas fuera. No exijas a otros lo que no eres capaz de darte tú. En lugar de eso, créalo. Al darlo tú, te lo estarás dando a ti misma.

Y no tengas miedo. El miedo te hará pequeña, te hará esconderte de ti misma. El miedo aparecerá muchas veces en forma de excusa. Cuando sientas miedo, sólo hazlo, y te volverás valiente. Así nunca tendrás límites, y tu corazón podrá más que tu miedo.

Vive. Para vivir hay que querer vivir. Aprende a disfrutar cada #momento, porque ese que pasa, ya nunca vuelve. Y deja de ser tuyo. Vivir implica sentir lo que pasa, disfrutar lo que vives, tener presencia. Las vidas tristes están hechas de recuerdos. Busca vivir una vida capaz de llenarte, y de llenar otras vidas de recuerdos. Recuerda que eliges tu vida cada momento.

Disfruta. No busques el éxito. Si abres los ojos y miras alrededor, parece que todos necesitan llegar a él. Tú no. Cierra los ojos. Siente. Lucha por lo que amas, y el éxito llegará solo. No pierdas de vista tu eje, tu sueño, tu para qué, y eso será lo que te ayude a superar obstáculos, a seguir creyendo, a seguir creciendo, a levantarte cuando te caigas sin dejar de mirar el sol.

Equivócate. 
Equivócate mucho. 
Se imperfecta.

Se TÚ*




Palabras para encontrarte. Laura Chica. Prólogo de Benjamín Prado.



Página 126 del libro PALABRAS PARA ENCONTRARTE 

*Carta a Norah, quizá la carta que todos hubiésemos necesitado leer en algún momento de nuestra vida
Disponible en agapea, amazon
y librerias Agapea, Lorca, Fnac, (España) 
Disponible también en:
Argentina: Paidos, Linio, Temática.com, Boutique del libro Martinez.
Colombia: Libreria de la U